La mayoría de las veces opto por hacer los panes integrales en casa, ya que en los mercados o panaderías no son 100% integral, hay que leer muy bien las etiquetas de estos productos, usualmente tienen más cantidad de harinas refinadas que de cualquier otra harina integral. Como tengo ahora esta nueva costumbre de hacerlo en casa como menos harinas lo cual es mucho mejor para nuestro organismo, últimamente las harinas refinadas me están generando inflamación y  si esto te pasa a ti también tienes que consumirla en menor cantidad.

También he dicho muchas veces que hacer pan es super relajante, te libera de mucha tensión y haces que no pienses en otra cosa que no sea en su elaboración (es como una terapia antiestres), creo que todos necesitamos momentos así, es una diversión que no es costosa, puedes tener pan para toda la semana (hasta congelarlo) y cuando vemos que nos queda bien sentimos mucha satisfacción.

Como lo dice el nombre de la receta vamos a trabajar con dos tipos de harina integral, la de avena  preferiblemente sin gluten (la gran mayoría contiene trazas de harinas refinadas), y la harina de espelta que es obtenida por un cereal poco cocido y es mucho mas sana que una harina común ya que contiene un alto porcentaje de fibra, vitaminas y minerales, aunque igual que el trigo contiene gluten (no es apta para celiacos) es mucho mejor tolerada por nuestro organismo.

Los panes integrales son mucho mas denso que un pan blanco, no son de un aspecto tan bonito y por lo general no tienden a ser muy esponjoso, este al contener poco gluten va a quedar un poco más denso que de costumbre.

Ingredientes para un pan de molde grande:

  • 300 gr de harina de espelta.
  • 200 gr de harina de avena integral, sin gluten preferiblemente.
  • 320 gr de agua.
  • 30 gr de miel.
  • 10 gr de sal.
  • 7 gr de levadura.

Para el topping, agua y avena.

Procedimiento:

  1. Mezclar las harinas abrir un hueco en el centro donde colocaremos la miel, la levadura y poco a poco el agua mezclando, cuando tengamos una pasta compacta agregamos la sal, pasamos a un mesón enharinado (con muy poca harina) y empezamos a amasar, al principio sera pegajosa, pero ira absorbiendo el agua poco a poco durante el amasado, pasado 10 min ya la masa tendrá mejor consistencia y no se pegara, la pasamos a un bowl aceitado, tapamos y dejamos reposar 1 hora, si bien utilizas máquina sera simplemente agregar todos los ingredientes menos la sal, mezclar por 1 min y luego agregarla, aumentamos la velocidad y amasamos por 5 min.
  2. Pasado el primer leudado la llevamos al mesón, y estiramos como un rectángulo, cerramos parte de arriba y abajo a la mitad y luego los laterales al centro. pincelamos con agua, colocamos avena en el mesón y pasamos por arriba la masa para que se pegue.
  3. Llevamos a un molde previamente aceitado y dejamos leudar 1 hora más , si lo prefieres puedes hacer otras formas.
  4. Pre calentamos el horno a 200 ºC.
  5. Hornearemos por 25 min.
  6. Dejamos reposar en rejilla.

Usa el topping de tu preferencia, yo use un Hummus de remolacha que puedes encontrar la receta aquí. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s